Derecho a la garantía legal: 

Los consumidores tienen el legítimo derecho a hacer valer la garantía legal dentro de los 3 primeros meses, cuando el producto presente uno o más de los siguientes puntos:

a. Se encuentra defectuoso.

b. Le falten piezas o partes.

c. No es apto para el uso que fue destinado.

d. Fue anteriormente arreglado, pero sus deficiencias persisten o presenta nuevas fallas.

TODOS ESTOS DEFECTOS DEBEN SER DE FÁBRICA Y NO POR UN MAL USO O RESPONSABILIDAD POR PARTE DEL PROPIO CONSUMIDOR.

 

Para hacer valer la ley del consumidor, el cliente puede elegir entre 3 alternativas:

1- Devolución del dinero.

2- Cambio del producto.

3- Reparación gratuita.